viernes, 20 de junio de 2008

3 Pastillas por favor

Hola hola hola ohh amigos mios
Encontrabame yo, cabizbajo y meditabundo
mas por tradición que por otra cosa
hasta que...
les importa?
naaaaa
No, eso si que no.
Disociemos.
No--eso si---que no.
Lo que nos da como resultado un si,
ya que:
mas por menos, menos, y menos por menos, mas

( + * - = - //// - * - = + )

Y luego

+ = si /// - = no

Dotando al mensaje de una ambigüedad insospechada.
Y digo esto, solo porque me colma de felicidad
tener la oportunidad de escribir la palabra diéresis.
No el signo, sino la palabra aclarole.
Otro mensaje insospechado, pero solo hasta ahora,
dado que acabo de revelarlo.
Insospechado, que no levanta sospechas.
Y porque habría de levantarlas?
Que aspecto es el sospechoso?
Sospechoso de qué?
Que hizo? o en su defecto, que no hizo?
Hizo o no hizo? o tal vez deshizo?
Levanta sospechas no cabe duda.
Pero, donde estaban las sospechas que levanto?
En el piso?
Las dejó ahí o ya estaban cuando llegó?
Cuanta intriga, cuantas incógnitas.
Cuantos "cuantos" (cuantos)
Bastantes, suficientes....demasiados?
Mejor que sobren y no que falten
mejor que sobren y no que falten?
Podemos prescindir de tal termino?
o de los signos de interrogación?
como prescinde un judío del jamón?
Al parecer no, porque éste sigue estando
y el chancho ya se murió.
De no ser así no podría ser jamón.
Ni siquiera un juego de cartas españolas
que casualmente lleva ese nombre.
Que es un buen juego me gustaría acotar.
Por eso lo acoto, porque me gusta
mejor dicho, me gustó acotar.
Fomenta el ocio y el contacto interpersonal.
Fomenta el espíritu competitivo y el dialogo quizá.
Sobre todo fomenta.
Como la sociedad de fomento del juego de cartas.
El mismo noble fin de cualquier otra
sociedad de fomento.

En fin....
He logrado al fin encontrar ese parelelismo..
Entre el chancho y la sociedad de fomento.





Gracias por su tiempo.


Vuelva pronto.





Dario.

1 comentario:

Srta, q baila bajo la nieve. dijo...

Este lado del Paraiso

"Regresas al final de los horarios,
desde la blanca alcoba del invierno
y la caducidad de otra jornada.
Vienes tras un exilio de silencios
y de canciones tristes,
con un eco de tiza entre las manos
y un lejano rumor de aulas vacías.
Sentado en la escalera,
intento imaginarme tu llegada,
el invisible gozne de un abrazo
que inunda de deseo los pasillos.

Y quisiera
una fe sin palabras, ajena a los destellos
que prenden en los tópicos
bajo el débil latido de una vela:
el canto de los mirlos,
el esplendor de la melancolía,
la hojarasca
que disuelve la luz del calendario
como el filo rastante de una duda.

Pero no tengo nada que ofrecerte
salvo el terco latido de mis noches,
un frágil inventario de caricias
con que pretendo capturar el mundo,
y acaso la certeza
de que, mientras me miras,
no existen nuestros nombres
ni las branquias del tiempo.

Sentado en la escalera,
cuando casi presiento tu llegada,
igual que cada martes,
he alcanzado a quererte
en el dolor que apenas nos redime
de haber sido expulsados de este mundo,
en la calidad imagen de un presente
que contiene en su anhelo
la levedad del paraíso."
Bague Quilez
es una radiografia a corazon abierto, (con el filo restante d una duda), ya no te quiero, xq, ya suceden otras cosas, q tres puntos suspensivos.