viernes, 11 de julio de 2008

Algodon para la 5-A

Los musculos se contraen.
Las falanges se inclinan hacia atras.
Metamorfosis de una mano.
Pupilas dilatadas.
Ojos bien abiertos.
Un hilo rojo desciende lentamente,
atravieza los labios con cierto apuro,
se posa sobre el menton para tomar una decicion,
salta con fuerza y estalla sobre tierra blanca.
Se expande e inmortaliza en terrenospor momentos llanos,
martirizandose y crando una revolucion.
No lo sabe, acaba de marcar un destino.
Ahora sus compatriotas arremete en legion.
Una horda desenfrenada se desata
buscando seguir los pasos de aquel heroe.
Los labios ahora son sonrisa, luego carcajada.
Y el silencio.
Y el corazon de colibrí.
Las imagenes difusas.
El extasis fluye por los poros en forma de escalofrio,
relampagos celestes y maremotos azucarados.
Fueron libres.
Miles de millones.
Desparramadas desordenadamente.
La libertad se huele en el aire.
Y se degusta en tonos carmesi....



Darío

2 comentarios:

Doloresmellaman dijo...

Buen relato... leyendo tu perfil vi que habias leido la naranja mecanica y viste la pelicula tambien...me llama la atencion el libro pero nunca tuve la oportunidad de leerlo, si tenes un tiempito podrias comentarme que te parecio via blog, asi se si vale la pena o no.
Saludos!

Anna Grazia dijo...

Hola, vi tu comentario del otro dia.
Gracias!
Lei tu ultima entrada.. me gusta lo que escribis,
tambien me gusto esta frase: " No lo sabe, acaba de marcar un destino." .. Simplemente me llego.
Bueno, seguí asi, besotes,
Anna.