viernes, 30 de mayo de 2008

Uno quince...

De 35 a 45 minutos es el tiempo estimado en que el colectivo me trasladara hasta mi casa.
Siempre el mismo recorrido, sin variaciones.
A simple vista podria parecer terriblemente monotono, pero sin embargo no es asi.
Es un punto de convergencia entre aproximadamente 50 personas.
Cada una con su historia, su vida, sus preocupaciones, su todo.
Ansiosas por llegar al hogar, o maldiciendo un horario de entrada al trabajo.
Hoy es viernes y las expectativas son grandes.
Tengamos o no planes para el dia, estudiemos, trabajemos o no hagamos nada,
simepre esperamos este dia.
Planes nocturnos, balances semanales, suspiros, hambre, sueño.
Son tan fuertes los pensamientos que se chocan entre si.
Por suerte la puerta se abre en lapsos de 5 minutos o menos,
permitiendo asi el fluir de los mismos.

Honestamente siento pena por aquellas personas que se trasladan en automovil.
No poder disfrutar de esta experiencia de lunes a viernes debe ser triste.
Es una delicia para aquellos que como yo no tenemos un amplio poder adquisitivo.

"- Al 8"
"- Te faltan 5 centavos..."
"- Disculpe...ahí busco"
"- Dejá, no hay drama"
"- Gracias!"

(Dialogo q de seguro solo se dara una vez en la vida)


Dario